Comunicaciones

Comunicaciones

El día 5 de diciembre en una ceremonia llena de color y vitalidad en el Teatro Camilo Torres de la Universidad de Antioquia, se realizó la certificación a 150 niños y niñas de 4 a 5 años de edad, pertenecientes a los Hogares Infantiles de Buen Comienzo y/o ICBF, en las comunas N°8 Villa Hermosa y N°10 Candelaria; a 150 padres, madres y/o adultos significativos y a 30 cuidadores de personas en situación de discapacidad o con movilidad reducida dependientes de cuidado en el entorno domiciliario, que participaron como beneficiaros directos del Proyecto: “Capacitación a grupos especiales de población para desarrollar actividades educativas y formativas en promoción de la salud y prevención de enfermedad en el marco de la estrategia de Rehabilitación Basada en Comunidad –RBC-”

Estos grupos poblacionales fueron capacitados en habilidades para la vida, hábitos y estilos de vida saludable y promoción de la salud y prevención de la enfermedad, con lo cual se convierten en actores críticos y propositivos, con una comprensión y conceptualización de salud que supera el enfoque biologísta y de prestación de servicios, orientado hacia la perspectiva de derechos y de ciclo vital humano.

En el evento participó una representante de la Secretaria de Salud de Medellín, la Jefa del Centro de Extensión de la FNSP, Gladys Irene Arboleda, y todo el equipo de trabajo del proyecto en cabeza de la Coordinadora, Ofelia Sánchez Cárdenas. La ocasión fue especial y en la emoción sentida por los participantes se reflejaba un enorme agradecimiento a las instituciones que hicieron posible esta experiencia, reafirmando la necesidad de que estas se integren con su conocimiento y acción a la sociedad y poblaciones en condiciones vulnerables.

 

Viernes, 02 Diciembre 2016 18:58

Editorial

Al cierre del año 2016.

“Redimensionar la salud pública en la búsqueda de la excelencia”

Al finalizar este 2016, ha sido grato presentar información muy valiosa en el actual Boletín que solo es una muestra parcial de una dinámica académica y de productividad que se ha incrementado durante todo el año en la Facultad Nacional de Salud Pública (FNSP).

En primer lugar, el Plan de desarrollo, su construcción, se viene perfilando en conjunción con el Plan de Desarrollo de la U. de A. 2017-2026. Nuestro énfasis estará puesto en la defensa de lo público y la excelencia académica, centrada su ejecución en la investigación. Propende por el reconocimiento nacional e internacional, como la Universidad en general, por nuestros compromisos con la sostenibilidad del desarrollo humano, la construcción de la paz y los derechos humanos. También la salud como concepción se afinca en estos valores: en el derecho humano fundamental, en el papel esencial del Estado, en el papel del ambiente para la vida, en la paz y en la dignidad humana.

Como bien se visualiza en este Boletín han crecido las áreas de desarrollo de la Facultad tanto en número como en producción y en su propia cualificación, así mismo, las líneas de investigación; aquí se expone parte de eso. Los “grupos pivote” constituyen una estrategia para romper la inercia intelectual.

En segundo lugar, insistimos en este cierre de año en el tema “Salud y Paz” que, como bien señalábamos atrás, orientará gran parte de nuestro quehacer en los próximos 10 años. En este propósito la “Mesa interuniversitaria por la paz” y la “Cátedra interuniversitaria de salud y paz” serán dos espacios de avanzada. 

La internacionalización sigue siendo una de nuestras prioridades, destacando en este boletín actividades cumplidas al final del año, entre otras: La visita de protocolo del Decano de la FNSP a la Universidad Jaume I de España, al finalizar noviembre y la participación de un equipo importante de investigadores de esta facultad para la construcción de proyectos interinstitucionales en el taller realizado en la U. Jaume I con universidades colombianas, en el marco del Observatorio Internacional de Postconflicto. Así como nuestra participación en la feria “Destaca 2016”, en Castellón (España) en la cual Colombia era el país invitado.

Adicional a las nuevas relaciones internacionales participamos con una buena representación institucional en el IV Congreso Latinoamericano y del Caribe de Salud Global, en la ciudad de Buenos Aires en la Universidad ISALUD. También participamos en la Asamblea de ALASAG (Alianza Latinoamericana de Salud Global).

Lo más importante de este recorrido internacional es la participación en la Junta Directiva de ALASAG, recayendo en la Facultad una vocalía, y posteriormente será la Secretaría General, al otorgársele a la Facultad Nacional de Salud Pública el reconocimiento para realizar el V Congreso Latinoamericano y del Caribe de Salud Global en noviembre de 2018.

Otra muestra más de estos desempeños, entre otros galardones y distinciones que obtuvimos durante 2016, ha sido el “Premio a la Innovación Antioquia Piensa en grande” otorgado por la Gobernación al proyecto sobre movilidad segura “Piloto de la evaluación MOGESVI en 2 municipios de Antioquia a 2016” en cabeza del profesor Gustavo Cabrera Arana.

Del mismo modo, el reconocimiento a la estudiante de Maestría en Salud Pública JENNIFER MARCELA LOPEZ RIOS por haber ganado el PREMIO JORGE BERNAL con su trabajo de investigación: “Perspectivas y estrategias comunitarias relacionadas con la desnutrición infantil en tres comunidades del resguardo indígena Manaure, La Guajira: Un análisis desde la determinación social de la salud.

Cuando cumplimos el primer año de esta decanatura, las anteriores resultantes y ejecutorias constituyen sólo la punta del iceberg en un mar de esfuerzos múltiples y concatenados, que se refleja mejor en el informe de gestión 2016.

Más allá de la publicación de este boletín que solo recoge un corto período y unos pocos casos, queda el Informe de Gestión también presentado al “Cierre de fin del año 2016”, como Rendición de Cuentas por todo el Equipo Administrativo de la FNSP, informe prolífico en ejecutorias y actividades encaminadas a darle un cierto orden institucional a lo académico en la Facultad. Mis reconocimientos a todo el equipo administrativo de la Facultad y a todos los colaboradores, profesores, estudiantes, investigadores, extensionistas, secretarias y personal administrativo, por esta loable gesta.

Seguiremos hacia adelante con la planeación de la Facultad, con nuevas propuestas organizativas y de proyección social, siempre con nuestro reto de Redimensionar la Salud Pública y la búsqueda de la Excelencia como nos lo propusimos desde el principio. El próximo 12 de diciembre, en la reunión de integración (social, académica y administrativa) despediremos este año laboral y trazaremos orientaciones para el 2017.

Finalmente, al retirarme como Decano de la FNSP en este mismo “Cierre de año”, agradezco inmensamente a quienes aceptaron ser mis colaboradores directos, a todo el equipo humano de la Facultad, a nuestros egresados que en muchas ocasiones nos visitaron dándonos luces, energía y el ánimo tan necesarios para liderar la más importante organización de salud pública con la cual, aún cuenta el país. A los estudiantes que me enaltecieron con su apoyo y crítica.

No obsta que dejemos algo de tiempo para la dimensión sensible y humana de cada uno de los integrantes de esta casa y todos sus amigos, y nos regocijemos deseándoles unas felices fiestas, en espera de un 2017 muy promisorio, en lo personal y, en general, para la Facultad, comprometida por la salud pública y los derechos de nuestra población.

Noviembre 30 de 2016

 

 

 

El Grupo de Investigación “Epidemiología” de la Facultad Nacional de Salud Pública, avaló la Línea de Investigación en “Epidemiología y Salud Urbana”, coordinada por la docente Eliana Martínez* dese julio de 2016. Esta línea pretende fortalecer la práctica epidemiológica y de salud pública en el territorio, en escenarios como los de la salud urbana, cuyos retos imponen a los profesionales miradas integrales y transdisciplinarios de una marcada y creciente complejidad del mundo global.

Desde sus inicios, este grupo de estudio trazó unos propósitos de interés que han sido variables según las lecturas actuales de las necesidades del contexto de salud en el país, en principio concentraron su interés en analizar aspectos del movimiento de ciudades saludables y su relación con los asuntos de salud urbana. En el momento actual, sin descartar la estrategia de ciudades saludables, asume el estudio de los factores de riesgo de las ciudades, sus efectos sobre la salud y las relaciones sociales urbanas, elementos en los que proyectan la gestión de conocimiento en salud urbana y asumen el llamado global para incidir en las agendas de desarrollo.

Para la Facultad Nacional de Salud Pública, es fundamental el intercambio de saberes con profesionales e investigadores de diferentes países del mundo que trabajan por la salud pública desde sus diferentes ejes.

Este trimestre hemos tenido el privilegio de recibir algunas visitas de diferentes países y cualificar además nuestro talento humano profesoral y estudiantil.

Iniciativa Countdown to 2030

Entre el 18 y 22 de octubre se realizaron diversas actividades en el marco de Countdown 2030, un encuentro que tuvo tres objetivos fundamentales:

Revisar las experiencias de los países Latino-Americanos sobre la cobertura y equidad de intervenciones que se muestran efectivas en la reducción de la mortalidad materno-infantil.  
Fortalecer la capacidad de análisis de los países, en particular en la medición e interpretación de indicadores de inequidades en el área de salud reproductiva, materna y  del recién nacido.
Consolidar una red de académicos, políticos, gestores y otros profesionales de la salud pública que se encarguen de difundir la mejor y más reciente información sobre los avances a nivel país de las intervenciones, cobertura y tendencias de iniciativas implementadas para reducir la mortalidad materno-infantil. Esta actividad fue coordinada por la docente y epidemióloga Beatriz Caicedo.

La Universidad de Antioquia, fue anfitriona del primer taller desarrollado por la Iniciativa Countdown to 2030,  la cual trabaja por el logro de dos de los objetivos de desarrollo del milenio: 1) Reducir la Mortalidad Infantil, y 2) Mejorar la salud materna. Esta iniciativa se enfoca en la búsqueda del incremento equitativo de la cobertura de intervenciones efectivas que reducen la mortalidad materno-infantil a través del análisis continuo de la cobertura y tendencias a nivel nacional de estas intervenciones, el monitoreo de indicadores de cobertura  y la generación de evidencia para proponer mejores acciones y para que los gobiernos rindan cuentas en las áreas donde no se ha observado progreso.

Haber realizado el taller en la Universidad de Antioquia y en este sentido en Colombia, permitió que diversos actores locales, entre ellos académicos, estudiantes de pre y posgrado, gestores de salud de la Alcaldía de Medellín y del Ministerio de salud, conocieran las experiencias de 15 países y se entrenaran en el análisis de indicadores de cobertura y equidad en el área de salud materno-infantil. 

Además permitió que el país se integrara a la iniciativa de Countdown to 2030 y con ello a constituir un centro de análisis de la cobertura y equidad de intervenciones costo-efectivas de salud que permita el monitoreo y rendición de cuentas a nivel nacional e internacional de los logros alcanzados en la nueva agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 
Como parte de los principales logros destacamos además:
Reunir a personas, gobiernos y organizaciones de 15 diferentes países  con variadas experiencias en el área de medición de inequidades de salud.
Consolidar una red para monitorear los logros de los Objetivos de desarrollo sostenibles relacionados con la salud materno-infantil que permita la evaluación y comparación de los avances.
Aprender de forma práctica herramientas de análisis e interpretación de datos de salud que permiten generar evidencia científica confiable y ordenada para los tomadores de decisiones
Conocer los avances en el área de la medición de inequidades de salud.

 

El lunes 31 de octubre, se dieron cita en el Auditorio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia diferentes voces en materia de movilidad de la ciudad de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, en un panel sobre la Seguridad Vial, el tránsito y transporte público colectivo, motorizado y multimodal no motorizado (peatonal y bicicletas), en el marco del Plan de Seguridad Vial de MedellÍn.

El panel contó con la participación del Subsecretario de Seguridad Vial de Medellín, Mario Ramírez;  el Director Ejecutivo de Asotransvaa, Juan Gonzalo Merino; el representante de Asociación de Instructores de Conducción, Hernán Navarro; el Asesor Jurídico de la Cooperativa de Taxis Coopebombas, Jesús Alberto Betancur Restrepo y el profesor, salubrista e investigador de la FNSP, Gustavo Alonso Cabrera.

Se presentaron elementos que dan cuenta de un estado cada vez más crítico de la movilidad en Medellín, que contrasta con los planteamientos del Plan de Seguridad Vial del municipio, 2014-2020, pues como lo expresó Cabrera: “Medellín y el Valle de Aburrá tienen un atraso en las metas de dicho plan frente a los objetivos de desarrollo sostenible de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Por ejemplo, la mortalidad vial para Medellín a 2015 debía reducirse a 222 muertes viales, pero según FORENSIS hubo 277”. Además, las medidas del plan se agotaron para gestionar con eficacia la movilidad y su externalidades, como el daño al ambiente con los altos niveles de contaminación que actualmente hay en el aire de la ciudad y la afectación considerable que eso tiene para la salud pública, como la alta probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón y otras afectaciones, demostrando que no han sido efectivas.

Al respecto sobre la relación negativa entre movilidad y ambiente, se plantea que el Estado debe reconocer la corresponsabilidad que tiene, porque las políticas nacionales no son efectivas en el control a las empresas productoras de combustibles, quienes no han aplicado las recomendaciones para pasar a la producción de “combustibles limpios”, entonces la culpa de la afectación ambiental no es toda de las empresas transportadoras, que están en el medio de la cadena de servicio del transporte público. Igualmente, se plantea una incapacidad administrativa para orientar el desarrollo de las políticas de movilidad, por lo que se proyecta la necesidad de ganar en competencias frente al tema, ya que una de las preocupaciones que expone el psicólogo del tránsito, Hernán Navarro, es la ausencia de control en la expedición de licencias de conducción que se da sin los requisitos establecidos como hacer el curso y demostrar aptitud para conducir.

Finalmente, Cabrera expresó que las medidas para solucionar estos problemas tienen que ser radicales e inmediatas, y exhorta a las instituciones presentes en el panel para exigirle al Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, el cumplimiento de la promesa que hizo en su campaña de gobierno de implementar una “Política Integral de Movilidad”. 

 

 

 

 

Domingo, 27 Noviembre 2016 03:02

Salud y paz, grandes retos para la Universidad

La Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, en alianza con la Federación Nacional de Departamentos, la Mesa Antioquia por la Transformación del Sistema de Salud Colombiano y COSESAM realizó el pasado 20 de octubre, el Foro “Territorialidad, competencias y recursos en salud en la perspectiva de la construcción de Paz”; un evento que tuvo como objetivo central, discutir lo que ha sido la política de descentralización de la salud en Colombia, su implementación, resultados y diferentes visiones de futuro hacia mejores condiciones y resultados de la acción social del Estado y el bienestar de la población. 

Es importante destacar en el contexto de la construcción de la paz, que la salud es un pilar fundamental de la equidad y el bienestar humano si se quiere lograr un equilibrio en nuestra sociedad. Debemos reconocer que hay grandes desafíos en este ámbito, incluso pensando en la perspectiva de una posible reforma a la salud de Colombia, que exige evaluar las competencias, capacidades y recursos del Estado y las empresas del sector, tanto públicas como privadas, para afrontar los cambios venideros y lograr que la crisis de la salud comience a subsanar las grandes falencias que ha tenido.

Como parte de las conclusiones centrales, destacamos la importancia de pasar del discurso producto de los diagnósticos y análisis del estado de la salud, a  las propuestas novedosas sobre el modelo que queremos en un eventual contexto de construcción de paz. La paz se va generando con el cambio de las condiciones actuales de precariedad y dependencia de la salud, que son consecuencias del modelo económico y la proyección neoliberal donde quienes administran la salud son cada vez más las empresas privadas.

Es necesario establecer alianzas entre las organizaciones que trabajan por la salud, fortalecer la relación entre departamentos y municipios que es donde se hace más evidente las consecuencias de la implementación de las políticas nacionales de salud. Las alianzas como forma de fortalecer sus procesos, ganar capacidad de incidencia en la agenda política y generar propuestas solidas de cambio que confronte el modelo actual y cambie la relación hegemónica de desventaja donde todo se supedita a la agenda nacional, por ejemplo, la reforma a la ley 715 no le interesa ahora al Gobierno Nacional.

Para llevar a cabo los procesos de cambio en el contexto venidero de construcción de paz es necesario cambiar la correlación de fuerzas a partir de la movilización social, tal como lo afirmó el profesor Hernández. 

Colombia carece de un real sistema de salud que obedezca a las necesidades de sus habitantes. La descentralización ha traído grandes consecuencias, en tanto que se invierten la mayoría de recursos en gastos administrativos y privatización de los servicios de la salud. Es por ello necesario que, quienes administren los recursos de la salud en los diferentes departamentos y municipios, tengan la formación profesional, experiencias y competencias necesarias para llevar a cabo esta importante labor. 

La situación de la salud en el país es crítica, cada vez hay menos recursos para inversión y más empresas privadas manejándola; esto ha conllevado a una gran crisis que ha precarizado las condiciones de vida de las personas: no hay acceso para todos, la salud ha dejado de ser un derecho fundamental para convertirse en un negocio y la legislación ha tenido infinidad de modificaciones que obedecen más a medidas reactivas de situaciones coyunturales más que de una planeación con sentido.